Adultos: Los videos porno mexicanos se posicionan como los mejores de Hispanoamérica

Hasta hace poco, hablar del porno haciendo referencia a sectores líderes de la industria de entretenimiento para adultos sería impensado. Desde luego, existe en el mercado pornográfico una prevalencia de las producciones realizadas en los Estados Unidos y, también, en España. Pero poco a poco, en base a algunos criterios culturales bien específicos, tales como el incesto o los videos de colegialas, los videos porno mexicanos no sólo han ganado adeptos por doquier, sino que se han posicionado en el Top 3 de los videos realizados en tierras hispanohablantes. Lo que no es poca cosa, cabe decir.

Lectura recomendada: Mexicano Porno

Pero este tiene sus criterios diferenciales. Cuestiones que lo diferencian de cualquier otro video o género. En estos criterios se ha basado su popularidad creciente.

Cero profesionalismos: apuesta por lo amateur

Algo que ha diferenciado a los videos porno mexicanos es que en su contenido y, particularmente en su realización, no tienen el menor de los cuidados para parecerse al profesionalismo que proyectan otras industrias como la norteamericana o hasta la española.

En cambio, estos videos para adultos están ambientados en un entorno totalmente amateur o aficionado, a veces con exagerada proporción. No obstante, esto –que bien podría considerarse una desventaja-, le ha permitido a los videos porno realizados en México ganar muchos seguidores y fanáticos alrededor del globo hispano.

El motivo pudiera ser que se alejan (estos videos) de los estereotipos que la industria pornográfica estadounidense quiere proyectar: brillo, glamour, habitaciones impecables, grabaciones en HD y 4K, y otras virguerías. Estos no sólo se alejan de estos estereotipos, sino que a veces los parodian o expresan totalmente lo opuesto. Pese a ello, su popularidad sólo va en aumento.

Según los expertos, esta apología a lo aficionado sólo los hace ver más reales.

Menos cinematografía. Más realidad. Y gusta mucho.

La curiosidad mata al gato

El factor cultural ha tenido mucho que ver en este creciente éxito de los videos para adultos con sello mexicano. Y es que, como se comentaba anteriormente, se trata de una contraposición a otras temáticas globalizadas y que, a veces, resultan monótonas para los verdaderos aficionados de la pornografía.

En este sentido, es muy difícil encontrar en el porno temáticas como “el fontanero”, “el entrenador de fútbol femenino” y hasta el “podador del césped”, que es algo muy usual en el realizado en Estados Unidos.

En el caso del mexicano, las categorías principales van encaminadas al incesto, a la infidelidad, al azote a las colegialas, y al sexo pagado (prostitución, apuestas, intercambios pre-pagados y afines). Temáticas que, sin duda, despiertan la curiosidad en cualquier internauta, sea o no aficionado del cine para adultos.

Y es allí donde particularmente se comienzan a ver vestigios que explican la popularidad de este: los títulos, las temáticas y hasta el abordaje de los vídeos despiertan la curiosidad por completo. Sobre este particular, una de las redes pornográficas online más grandes del mundo (RedTube), reseñaba que los mexicanos despertaban más interacción que los realizados en los demás países de Latinoamérica en relación a 7:1.

Al César lo que es del César. Estados Unidos y España continúan siendo los líderes del sector occidental del porno. Pero, México ya está en tercer lugar, y a los ávidos aficionados les viene encantando la propuesta.